Cómo conseguir un préstamo personal en 3 sencillos pasos

1.- Antes de solicitar un crédito personal, replantearnos su uso

Muchas veces acudimos a la oficina de nuestra entidad, o rellenamos un proceso de solicitud online de una entidad financiera que opera por Internet, sin tener muy claro cuáles son nuestras necesidades de financiación. Por ello, es recomendable que antes de dar el paso de solicitar préstamos personales nos planteemos lo siguiente:

  • ¿Para qué vamos a utilizar el dinero? Esto nos permitirá tener claro qué finalidad vamos a darle al crédito. No es lo mismo solicitar préstamos personales para financiar la compra de un coche que para hacer frente a una reforma en nuestra casa o para pagar los estudios de nuestros hijos.
  • ¿Cuánto dinero necesitamos exactamente? Debemos tener en cuenta también los posibles costes asociados a lo que vayamos a financiar con nuestro préstamo personal. Por ejemplo, si compramos en coche no deberíamos sumar al presupuesto inicial el coste del impuesto de matriculación, impuesto de matriculación y de circulación, por ejemplo.
  • ¿A qué plazo podemos acogernos? Esto estará determinado principalmente por nuestro nivel de ingresos y de gastos mensuales. Tenemos que tener presente que cuanto menor sea la cuota que tengamos que pagar al mes, más tiempo tendremos que estar pagando el préstamo personal, los intereses se aplicarán por más tiempo y, por lo tanto, más se encarecerá el precio total.

Esto se resumen en: objetivo, cantidad y plazo del préstamo personal.

2.- Comparar las opciones de préstamos personales del mercado

Cada entidad financiera comercia sus créditos con distintas condiciones, plazos y cuantías que nos permiten conseguir. Por ello, para conseguir el crédito personal que más se adapta a nuestras necesidades, es importante que tengamos en cuenta lo siguiente:

  • El tipo de interés del préstamo personal.
  • Las posibles comisiones que tendremos que enfrentar.
    • Comisión de estudio.
    • Comisión de apertura.
    • Comisión por la posible cancelación del préstamo personal.
  • En todo caso, productos vinculados que nos exigirán contratar como un seguro de vida, por ejemplo.
  • Ventajas añadidas que nos ofrezca el préstamo personal.

Comparar entre las distintas ofertas del mercado nos permitirá conocer cuáles son las condiciones de los préstamos personales hoy en día. Para ello, podemos visitar directamente la página web de las entidades o acudir físicamente a una oficina de la entidad o utilizar un comparador online.

3.- Elegir el préstamo personal más barato y con más ventajas

Para ello, es conveniente que nos fijemos en el interés del préstamo y, más concretamente, en su TAE. Esto se debe a que el tipo de Interés Nominal (TIN) es el porcentaje que el banco cobra por prestarnos dinero, pero no incluye otros posibles costes que puedan aplicarnos en nuestro préstamo personal como comisiones o productos vinculados. En cambio, la Tasa Anual Equivalente (TAE) es la que verdaderamente sirve para comparar productos de la misma naturaleza que, en el caso de los préstamos personales, determina los costes totales de gestión que nos aplica un determinada entidad, teniendo como referencia un año.

UP